La Noticia

Rodolfo Hernández es el Trump de Colombia y podría dirigirse al Palacio Presidencial

Rodolfo Hernández es el Trump de Colombia y podría dirigirse al Palacio Presidencial

[ad_1]

BOGOTÁ, Colombia — El panorama político de Colombia ha cambiado notablemente en cuestión de 24 horas.

Durante meses, los encuestadores predijeron que Gustavo Petro, un exrebelde convertido en senador que aspiraba a ser el primer presidente izquierdista de la nación, se dirigiría a una segunda vuelta presidencial en junio contra Federico Gutiérrez, un candidato del establecimiento conservador que había argumentado que votar por el Sr. Petro equivalía a “un salto al vacío”.

En cambio, el domingo, los votantes dieron los dos primeros lugares a Petro y Rodolfo Hernández, un exalcalde y rico hombre de negocios con una plataforma populista anticorrupción cuyo estatus de outsider, declaraciones incendiarias y enfoque de un solo tema de la política le han valido comparaciones. a Donald Trump.

El voto, por un izquierdista que ha hecho una carrera atacando a la clase política conservadora y por un candidato relativamente desconocido sin respaldo formal del partido, representó un repudio al establecimiento conservador que ha gobernado Colombia durante generaciones.

Pero también rehizo el cálculo político para Petro. Ahora, es el Sr. Petro quien se anuncia a sí mismo como el cambio seguro, y el Sr. Hernández como el peligroso salto al vacío.

“Hay cambios que no son cambios”, dijo Petro en un evento de campaña el domingo por la noche, “son suicidios”.

El Sr. Hernández una vez se llamó a sí mismo un seguidor de adolf hitlerha sugerido combinar los principales ministerios para ahorrar dinero, y dice que como presidente planea declarar un estado de emergencia para hacer frente a la corrupción. lo que lleva a los miedos que podría cerrar el Congreso o suspender alcaldes.

Aún así, el establecimiento de derecha de Colombia ha comenzado a alinearse detrás de él, trayendo consigo muchos de sus votos y haciendo que la victoria de Petro parezca una escalada cuesta arriba.

El domingo, Gutiérrez, exalcalde de Medellín, la segunda ciudad más grande del país, apoyó a Hernández y dijo que su intención era “salvaguardar la democracia”.

Pero Fernando Posada, un politólogo, dijo que la medida también era el último esfuerzo de la derecha establecida para bloquear a Petro, cuyo plan para rehacer la economía colombiana “pone en riesgo muchos de los intereses de la clase política tradicional”.

“La derecha colombiana ha llegado a una etapa tan extremadamente desastrosa”, dijo Posada, “que prefieren un gobierno que no les ofrece nada mientras no sea Petro”.

El Sr. Hernández, que había ganado una atención limitada en la mayor parte del país hasta hace unas pocas semanas, fue alcalde de la ciudad mediana de Bucaramanga, en la parte norte del país. Hizo su fortuna en la construcción, construyendo viviendas para personas de bajos ingresos en la década de 1990.

A los 77 años, el Sr. Hernández construyó gran parte de su apoyo en TikTok, una vez abofeteado un concejal de la ciudad en cámara y recientemente le dijo al Washington Post que tuvo un efecto “mesiánico” en sus seguidores, a quienes comparó con los secuestradores a los que les “lavaron el cerebro” y que destruyeron las torres gemelas el 11 de septiembre.

Presionado sobre si tal comparación era problemática, rechazó la idea. “Lo que estoy comparando es que después de entrar en ese estado, no cambias de posición. No lo cambias.

Hasta hace apenas unos días, la narrativa política de Colombia parecía simple: durante generaciones, la política había estado dominada por unas pocas familias adineradas y, más recientemente, por un conservadurismo de línea dura conocido como uribismo, fundado por el poderoso líder político del país, el expresidente Álvaro Uribe.

Pero la frustración de los votantes con la pobreza, la desigualdad y la inseguridad, que se vio exacerbada por la pandemia, junto con una creciente aceptación de la izquierda luego del proceso de paz del país en 2016 con su grupo rebelde más grande, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, pareció cambiar. La dinámica.

Para 2022, Petro, durante mucho tiempo el rostro combativo de la izquierda colombiana, pensó que era su momento. Y en los meses previos a las elecciones del 29 de mayo, los votantes acudieron en masa a sus propuestas: una amplia expansión de los programas sociales, detener todas las nuevas perforaciones petroleras en un país que depende de las exportaciones de petróleo y un enfoque en la justicia social.

El argumento era: izquierda contra derecha, cambio contra continuidad, la élite contra el resto del país.

Pero el improbable ascenso de Hernández refleja tanto un rechazo a la élite conservadora como a Petro.

También revela que la narrativa nunca fue tan simple.

Hernández, quien ganó el 28 por ciento de los votos, atrajo a una amplia franja de votantes ansiosos por el cambio que nunca podrían estar de acuerdo con Petro.

El Sr. Petro es un ex miembro de un grupo rebelde llamado M-19 en un país donde los rebeldes aterrorizaron a la población durante décadas. Y es de izquierda en una nación que comparte frontera con Venezuela, un país sumido en una crisis humanitaria por autoritarios que reivindican la bandera de la izquierda.

Hernández, con su pelo anaranjado y rizado y su enfoque político de hombre de negocios, también ha atraído a votantes que dicen que quieren a alguien con la ambición de Trump y que no les preocupa si es propenso a la falta de tacto. (Años después de decir que era seguidor de Adolf Hitler, el Sr. Hernández aclaró que quería decir que era seguidor de Adolf Hitler). Albert Einstein.)

Dos de los mayores problemas del país son la pobreza y la falta de oportunidades, y el Sr. Hernández apela a las personas que dicen que puede ayudarlos a escapar de ambos.

“Creo que él mira a Colombia como una posibilidad de crecimiento. Y en eso creo que se diferencia de los demás candidatos”, dijo Salvador Rizo, de 26 años, consultor tecnológico en Medellín. “Creo que los otros candidatos están viendo una casa que está en llamas y quieren apagar ese fuego y revelar la casa. Lo que creo que es la opinión de Rodolfo: que hay una casa que puede ser un gran hotel en el futuro”.

También ha sido un crítico implacable de la corrupción, un problema crónico que algunos colombianos llaman cáncer.

Temprano, hizo una promesa no aceptar dinero de campaña de entidades privadas, y dice que está financiando su candidatura presidencial él mismo.

“Los políticos roban sin vergüenza”, dijo Álvaro Mejía, de 29 años, quien dirige una empresa de energía solar en Cali.

Dice que prefiere a Hernández a Petro, un senador de mucho tiempo, precisamente por su falta de experiencia política.

La pregunta es si Hernández podrá mantener ese estatus de marginado en las semanas previas a la segunda vuelta, mientras figuras políticas clave se alinean con su campaña.

Minutos después de que obtuviera el segundo lugar el domingo, dos poderosas senadoras de derecha, María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, le prometieron su apoyo, y Posada predijo que era probable que otras lo siguieran.

señor Uribe, quien Respaldados La candidatura del Sr. Hernández a la alcaldía en 2015 es una figura cada vez más polémica que aleja a muchos colombianos. Posada pronosticó que no apoyaría a Hernández para no costarle votantes.

Si Hernández puede caminar por esa línea difícil, cortejar los votos del establecimiento sin manchar su imagen, podría ser difícil para Petro vencerlo.

Muchos analistas políticos creen que aproximadamente 8,5 millones de votos El Sr. Petro obtuvo el domingo es su tope, y que muchos de los cinco millones de votos del Sr. Gutiérrez se sumarán a los seis millones que recibió el Sr. Hernández.

Cuando los resultados quedaron claros, los partidarios de Hernández corrieron a la sede de su campaña en una de las principales avenidas de Bogotá, la capital.

Muchos vestían camisetas, gorras y ponchos de campaña de color amarillo brillante, que dijeron que habían comprado ellos mismos en lugar de que la campaña los repartiera gratis, de acuerdo con los principios de reducción de costos de Hernández.

“Nunca he visto una persona con características como las del ingeniero Rodolfo”, dijo Liliana Vargas, una abogada de 39 años, usando un apodo común para el Sr. Hernández, quien es ingeniero civil. “Es un ser político que no es un político”, dijo. “Es la primera vez que estoy totalmente emocionado de participar en una elección democrática en mi país”.

Cerca de allí, Juan Sebastián Rodríguez, de 39 años, líder de la campaña de Hernández en Bogotá, llamó al candidato “una estrella de rock”.

“Él es un fenómeno”, dijo. “Estamos seguros de que vamos a ganar”.

Genevieve Glatsky contribuyó con este reportaje desde Bogotá.



[ad_2]

Source link

administrator

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.